Interludio IV. (Introducción)

XV. Con el tema de la técnica, nos permite explorar la del continuo y el discreto, la aporía propia de la matemática, pitagórica. El ejemplo más claro es el de la diagonal de lado 1, que no tiene traducción a número entero, sino que mientras podamos operar genera infinitos decimales, las matemáticas se han demostrado, de esta manera, como el instrumental más importante para acotar la realidad. Ahora bien, las matemáticas son el resultado del hacer mismo, por ejemplo, el codo es una unidad que no puede ser distinguida más que como una cualidad, pero que por su discreción permite contribuir a hacer operaciones aritméticas y geométricas complejas. Sin embargo, y por lo que se refiere a la acción esta aporía también tiene su aplicación al tiempo, un sonido cualquiera encuentra su sentido porque es limitado, y su reproducción siempre ha de habérselas con esos límites que le dan sentido.La etimología de tono refiere a la tensión necesaria para llevar a cabo cualquier acción. La temporalidad es la irreductibilidad de la aplicación técnica.

Las dos aporías restantes reclaman el ejercicio de entender cómo nuestra especie tiene practica un tipo de hacer que, aunque se distinga del resto de especies debe encontrar analogías con el resto de especies, y que no presuponemos un un corte radical. Por eso, estas aporías la segunda la hemos denominado unidad – pluralidad (y las referencias las encontramos en los denominados postparmenídeos, Zenón, Empédocles…), y la primera primero – último (en este caso los presocráticos son los milesios). Desde el punto de vista de la ética designan el esfuerzo por encontrar explicaciones de la proximidad – lejanía de nuestro peculiar hacer con el resto de las especies. El estudio del género Homo es especialmente significativo porque aproxima lo que significa, en primer lugar el difícil problema de cuáles es el primer individuo de una especie, y el último de la anterior, y cómo en estas especies el individiduo se distinguía del resto de su especie. Esta labor está pensada según el modelo biológico que antes señalábamos. La causa final no puede desdeñarse sin más, en el análisis de estas cuestiones.

En todo caso las aporías permiten un ejercicio del pensamiento sobre las soluciones aportadas en las distintas disciplinas. Y cómo este ejercicio del pensamiento es ético, reclamando un presente absoluto, y no puede desligarse de la historia de la filosofía donde se pueden ver los ejercicios del pensamiento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Introducción. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s