Notas sobre "Yo un lápiz".

En la entrada titulada Yo un lápiz se jugaba con la distinción entre uso y producción (central en estas variaciones), y se planteaba principalmente desde el punto de vista del uso frente al de producción que trataba el artículo clásico Yo, el lápiz. La diferencia es que cualquiera sabe o puede saber usar un lápiz, pero no hay nadie capaz de producirlo, aunque es más fácil comprender en qué consiste la producción, al menos en teoría. La producción real remite al uso efectivo de todas las técnicas solidarias de producción del lápiz. La comprensión teórica del uso del lápiz  es, sin embargo, más difícil de entender ya que su uso “recto” o el esperado puede explicarse desde la Psicología y como una conducta más o menos compleja, pero el uso libre, “figurado” del mismo no puede ser explicado como una conducta más, sino como praxis (para ello véase filosofia.org – diccionario http://filosofia.org/filomat/df236.htm). Y esta diferencia entre conducta y praxis supone el hábito de variar las conductas, las rutinas, los hábitos mismos y encontrar usos nuevos, creativos, que no son más que pequeñas variaciones más o menos inconscientes. La teoría sobre el uso necesariamente es diferente a la de la producción porque no puede ser hecha en el mismo sentido que la teoría sobre la producción, la de los ingenieros.

Traslademos la cuestión del uso de un lápiz, al uso de lo que se denomina “el bien más líquido”, a saber, el dinero. Probablemente el uso del lápiz y del dinero no puede compararse sin más (aunque sospecho que es más importante la noción de uso, que la diferencia de bien que representan) porque el uso de éste, supone el uso de un bien de características muy especiales, y quizá la más importante sea la de conservación del valor. Y la pregunta es, ¿quién produce el valor? léase que la producción del lápiz era posible comprenderla teóricamente sin grandes dificultades,  pero inviable su producción efectiva. Y qué es lo que hace suponer que la producción  del dinero, (que no obstante remite al uso como fuente de su naturaleza, como por otro lado lo era, también para el lápiz  – ya que todo el mundo se maneja, y sabe para qué sirve, sin pensarlo demasiado) esté en manos de unos pocos, porque lo que produce el dinero es valor, y si alguna cosa es producto de la praxis, de las acciones es el valor, y las acciones son las de aquellos que las llevan a cabo cuando intercambian bienes y “eligen” con su praxis (como variaciones creativas ínfimas de la conducta) un determinado bien líquido que garantice el valor de lo que hacen. 

Dejaré las conclusiones para el que las quiera sacar. La teoría de lo que hacemos, en este caso de la praxis debía también, cualquiera con un poco de esfuerzo, llevarla a cabo. ¡Ánimo!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en sextaserie. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s