¿A quién le interesa la Filosofía? VI

Arístides. La definición más acertada de poiesis y praxis la proporciona Aristóteles. Pero como la perspectiva que vamos a emplear aquí es  histórico – evolutiva estos conceptos necesitan que se aclaren en su proceso de aparición. Este método no lo utiliza Aristóteles que tiene ante sí una perspectiva sincrónica, sin embargo la diacronía que introduce la historia y la evolución permite un planteamiento más extenso y profundo. Por ejemplo, un término que ha de aparecer más adelante  es el término de chresis, que significa en griego uso, empleo, utilización. Este término nos va a permitir que en el estudio de la producción debería vislumbrarse cuando la praxis humana general evoluciona desde un uso técnico que denominaré chresis hasta la aparición de la praxis propiamente dicha que no significa un uso técnico, es decir, el uso de herramientas, sino los usos asociados a las relaciones humanas que posibilitan conservar las ciudades. La aparición de la política frente a los mecanismos de producción.
Aristocles. Cuando creía haber entendido algo introduces un término nuevo que me crea una gran confusión, me estoy refiriendo al término chresis. A veces creo que acabas con mi paciencia, supongo que como advertiste no hay atajos para introducirse en los problemas de la Filosofía…
Arístides. Por supuesto que no hay atajos. Pero confío en el esquema que te ofrezco frente a cualquier otro esquema que introduzca en los problemas de la Filosofía,  y el mejor aval es su poca originalidad, que aunque no ha sido muy usado remite al origen y constitución mismos de la Filosofía. El que hace es un sujeto humano (la misma noción de humano ha de aclararse en la exposición del esquema) que es producto natural. Ahora bien, la idea misma de naturaleza sólo es entendible desde el hacer humano, y no por ninguna instancia llamada conciencia, más bien al revés, la conciencia remite al  hacer, al hacer que caracterizamos como conservación de herramientas, que no renuncia, sin embargo, a la complejidad del problema. A partir de este momento se inicia una larga historia en la que la producción y el uso van entretejiendo un medio nuevo, no natural, que desembocará en la producción de ciudades donde la diferencia misma del producir y usar adquiere su máxima expresión y puede ser contemplada con claridad. En el mito de Prometeo queda claro la imagen de este proceso, pero desde el punto de vista científico el período que abarca este desarrollo va desde hace tres millones de años, hasta hace unos cinco o seis mil años con la aparición de la escritura y las primeras ciudades estado. El problema de la conservación de las ciudades refleja que los usos de la técnica, que producen artefactos no son suficientes para la conservación de la ciudad, sino que el uso se refiere principalmente al manejo de las relaciones entre los individuos. El problema que aparece es el problema de la justicia. Pero el primer problema que se plantea es hacernos una idea de la naturaleza anterior al establecimiento de un espacio nuevo, que hemos denominado antropológico o normativo. Y esta anterioridad de la naturaleza, es una anterioridad que sólo puede ser posterior. Dicho de otra forma que la idea de naturaleza que nos precede como hombres sólo es posible hacerla desde la perspectiva que nos constituye como seres humanos. Y la teoría que se hace a este respecto (la selección natural es la que ocupa un lugar preeminente) también debe ser objeto de análisis filosófico.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Introducción. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s