Ars.

Las herramientas de los primeros homínidos tienen una función recta (la que le es propia), y es por ésta que se conserva aquella, sin embargo, la herramienta liberada de su uso recto adquiere el carácter de signo, signo para aquello que pueda ser afectado por éste, y lo que puede ser afectado, en este caso, es el individuo o individuo mismos que las conservan. Sin embargo, la forma de ser afectado por la herramienta que ahora es signo es la de provocar el uso liberado de la herramienta (es importante reseñar que la clave de este uso liberado, que puede parecerse mucho al juego, sino es juego sin más, radica en la conservación de la herramienta por su uso recto, por tanto cuando un animal juega con un objeto no es con un útil que ha conservado y al que atribuye práxicamente un uso recto). El uso recto fija o recuerda por qué se conserva la herramienta, pero que liberada de ese uso, la acción humana determinante en un contexto distinto es capaz de determinar otros usos del útil de la herramienta. De este modo la herramienta como signo es una cosa, objeto determinable, y no se convierte en deshecho. Según la terminología kantiana lo que hay es un uso libre de las facultades. El uso de la herramienta en este (no) contexto puede ser denominado, con reservas, uso figurado porque no es ni su uso recto ni propio. La importancia del juego, como ya hemos señalado, es importantísima. Los seres humanos (en general denominaré así a los individuos de las distintas especies del género Homo) juegan como otros animales pero con útiles conservados. Estos útiles conservados en diferentes contextos podrán convertirse en “objetos de poder” (de poder afectar a las almas). En realidad esta diferencia entre uso recto y uso figurado qué sólo es posible a partir de la conservación de útiles, permite problematizar el origen de las instituciones, la producción estandarizada de herramientas, y la diferencia que terminará produciéndose entre arte y técnica.
Lo que designa el uso figurado de estos útiles es que la actividad humana no radicaría en el trabajo, ni en el lenguaje sino que es una manera de profundizar en la información de la naturaleza, por la propia capacidad operatoria. Mientras que este proceso de adaptación al medio que permitía in-formar (dar forma a las sustancias – especies, individuos), se había hecho a través de la genética, de la conducta más o menos compleja de los individuos de las distintas especies (con capacidades tan complejas como el aprendizaje), la capacidad operatoria de formas conservadas que juega con los usos rectos y los usos “figurados” permite poner como lugar central de la actividad humana el manejo de la información, es algo así como el primero de los computadores usados.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en segundaserie. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s