Al principio…

“Al principio no había razones; sólo había causas. Nada tenía un propósito, ni nada tenía algo que pudiera denominarse una función; en el mundo no había teleología”. (Daniel Dennett. La conciencia explicada.)

Que aparezcan las razones supone interrumpir la continuidad, o la solución de continuidad de las causas, es decir, por las razones no hay solución de continuidad, y sólo entonces aparece la teleología o causa final en términos aristotélicos. Y como bien afirma, esa diferencia entre razones y causas es una cuestión de grados. El problema es por qué hacer de esta diferencia entre razones y causas la caracterización de la vida. Pongamos un ejemplo muy sencillo y que podría ocurrir antes de que hubiera vida. Imaginemos agua en ese mundo que hierve a 100 grados como en este, y que efectivamente no hay propósito de que una cantidad de agua indeterminada hierva, pero la causa de que una fuente de calor termine por proximidad haciendo hervir esa cantidad de agua, no está exenta de que el comportamiento real de esos materiales no se parezca a lo que Dennett habla de razones, y que en realidad es lo que se denomina condición. Por supuesto, que Dennett no está hablando de esto sino de la vida como una posición en la que se es capaz en cierto modo inaugurar, romper, insertar, proyectar una serie de causas, y ello por la capacidad de reconocimiento de esa posición, siempre según grados. Por tanto, a la naturaleza sea esto lo que sea, se le ha de suponer una estructura de reconocimiento y lo que reconoce son razones. El límite de esta identificación entre causas y razones que proponemos es que este agua hierva a cien grados y por tanto, se puede decir que ha quedado completamente determinado una cantidad de vapor, ha sido efecto parcialmente, de estas o aquellas causas, pero como resultado es sólo determinable, porque las distintas causas que somos capaces de individuar y que actúan entre sí en determinación recíproca, no puede hacerse con carácter exhaustivo. Lo que es una deficiencia gnoseológica, parece apuntar a un tipo de ontología. Es decir, la naturaleza sea esto lo que sea es un productor que se reconoce en la medida que sólo lo hace parcialmente.
Si la naturaleza fuera absolutamente eficiente no habría más distinción que sí misma, en absoluta indiferencia, y, sin embargo, distinguimos una cosa de otra cosa, pero para distinguir una cosa de otra se necesita un desarrollo una evolución, en su sentido más primitivo de desenrollar.
Por tanto, su ineficiencia, su incompletud permite distinguir procesos antes de que aparezca la vida que pueden ser vislumbrados desde cierta teleología, que responderían a la pregunta por qué esto y no lo otro.
Lo que defiendo es que las causas denominadas extrínsecas en Aristóteles pueden ser utilizadas al margen de su relación con las intrínsecas y dibujan una imagen de la naturaleza por sus relaciones exteriores entre sí. Y su inconmensurabilidad no es un producto evolutivo sino constitutivo de la realidad misma.
Si hay algo que critique de Dennett es la expresión “al principio…”, mal comienzo para un científico, sin embargo, para alguien que cuenta un relato no está mal. Y es que ¿cómo sé yo lo que había al principio?, mi visión no es posible trasladarla a entonces, yo sólo me hago una idea de las cosas in media res.

Un poco más adelante  Dennett da un listado para caracterizar esta producción natural de la vida. A ¿qué hechos podemos acudir?.

  1. Hay razones que reconocer.
  2. Allí donde hay razones, hay puntos de vista desde los cuales reconocerlas y evaluarlas.
  3. Todo agente debe distinguir el “aquí dentro” del “mundo exterior”.
  4. Todo acto de reconocimiento debe, en última instancia, ser puesto en práctica por una miríada de rutinas “ciegas y mecánicas”.
  5. Dentro de los límites defendidos, no tiene por qué haber un alto mando o un cuartel general.
  6. En la naturaleza, tanto haces, tanto vales; los orígenes no cuentan.
  7. En la naturaleza, los elementos cumplen a menudo funciones múltiples dentro de la economía de un único organismo.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en primeraserie. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s